Cómo sentarse mejor y decir adiós a los dolores de espalda en el trabajo

2 marzo, 2015
Comments off
1.394 Views

Todos los que nos pasamos ocho horas al día sentados delante de un ordenador lo hemos sufrido alguna vez: el dolor en el cuello, la incomodidad en la zona lumbar, las ganas de ir a dar un paseo y no volvernos a sentar nunca jamás. Por lástima, esa solución no está a nuestro alcance.

Sin embargo, hay otras que sí lo están. Aprender cómo sentarse correctamente puede parecer una cuestión superficial, pero es clave para evitar cargar los músculos de la espalda y prevenir todo tipo de dolores, y algo por lo que deberíamos interesarnos antes de que las molestias aparecieran.

Por eso compartimos aquí algunos trucos de higiene postural que harán que digas adiós a esos dolores que tantas veces pensaste que eran inevitables tras ocho -o más- horas de trabajo.

Lo primero es contar con una silla de buena calidad, aunque eso no siempre está en nuestra mano. El asiento debe ser con respaldo e, idealmente, también con apoyabrazos. Además, no debe ser ni muy blando ni muy rígido.

Para prevenir dolores cervicales y lumbares, hay que evitar sentarse en el borde de la silla, sino que hay sentarse lo más atrás posible, apoyando la espalda firmemente contra el respaldo, y utilizando un cojín o una toalla enrollada en la parte baja de la espalda si es necesario. Los pies deben estar apoyados sobre el suelo y las rodillas, en un ángulo recto con las caderas.

estirar en la oficina

Además, la mesa no debe ser muy baja, sino que debe quedarnos, más o menos, por debajo del pecho una vez que estamos sentados. En cuanto al ordenador, la pantalla debe quedar a la altura de los ojos, para que no tengamos que bajar el cuello -y así cargarlo- mientras trabajamos. Y tampoco hay que descuidar los brazos, que deben estar apoyados sobre el teclado en un ángulo también de 90 grados. ¡Presta atención porque tendemos a subirlos cuando estamos tecleando!

Todas estas indicaciones nos muestran no solo cómo sentarse mejor, sino el entorno adecuado. A la hora de comprar una mesa de estudio y una silla, comprobar si son de la altura adecuada, o si nos sujeta bien la espalda, son cuestiones clave.

¡Pero además sentarse bien no es suficiente! Levantarse cada dos horas para dar un pequeño paseo (aunque sea ir hasta el baño y volver) y realizar estiramientos son dos sencillas rutinas que también son claves para prevenir dolores. Hay ejercicios que podemos hacer sentados en nuestro puesto de trabajo, como elevar el cuello y rotarlo hacia los laterales o levantar y bajar los hombros

Si queremos estirar toda la espalda, resulta menos discreto, pero también podemos hacerlo doblando la cintura hacia el suelo y agarrando las pantorrillas, o caminando de puntillas con los brazos estirados hacia el techo. En el siguiente vídeo puedes ver más ejercicios que funcionan muy bien para evitar los dolores habituales entre los trabajadores de oficina.

De todas maneras, hay que tener en cuenta que estar en forma y hacer ejercicio en tu tiempo libre contribuirá también en gran medida a ayudar a fortalecer tu espalda y que resista mejor las tensiones del trabajo cotidiano. Y aunque tener dolor en la espalda de vez en cuando es algo por lo que todos hemos pasado, has de acudir al médico si el dolor es fuerte o no remite pasadas un par de semanas. Un dolor lumbar no tratado puede acabar degenerando en una lumbalgia.

Así que recuerda, estar en forma, aprender cómo sentarse correctamente y hacer ejercicios de estiramientos a diario, son los tres puntos clave que te ayudarán a erradicar los dolores de espalda durante tus horas de trabajo.

¿Conoces otros trucos para evitar molestias cervicales y lumbares?

Periodista especializada en tendencias y belleza, que presta especial atención a sacarse el mejor partido de una forma sana y low cost. Además, me gusta la decoración, leer, y cuando se puede, recorrer el mundo.

Comments are closed.