Combate la rosácea: cremas y remedios para eliminar rojeces

31 julio, 2015
Comments off
1.275 Views

La rosácea es una enfermedad de la piel muy común en España, especialmente en el norte (por algo se la conoce como “La maldición de los celtas”), y que a menudo se confunde con el acné. Se caracteriza por la presencia de rojeces, (con o sin granitos) en nariz, mejillas y frente, y aunque no suele revestir gravedad, estéticamente, preocupa bastante a quienes la sufren.

Lo primero que debes hacer si crees que tienes rosácea -o si tienes cualquier tipo de acné o afección de la piel- es acudir al médico, porque es la persona adecuada para diagnosticarte y proponerte las cremas adecuadas para lidiar con la rosácea.

Y es que no se sabe cuáles son las causas últimas de esta alteración de la epidermis que causa el enrojecimiento de la cara, pero sí que aunque no tiene cura, puede remitir o agravarse según nuestras rutinas diarias y otros factores. Como en casi todo, la clave está en la prevención: la rosácea se agrava con el calor (tanto del sol, de hacer deporte, de beber algo caliente…) y aunque no podemos cambiar nuestra vida para no pasar calor jamás, sí podemos tenerlo en cuenta para tratar de evitar sus indeseables consecuencias.

rosácea cremas

Lo primero que has de hacer si tienes rosácea es usar una crema solar pantalla total o protección 50 todos los días del año. ¡Los rayos del sol causan estragos en todas las pieles, pero en las sensibles como la tuya, mucho más! En invierno puedes echarla simplemente mañana y tarde, antes de salir a la calle, pero en verano, si vas a la playa, debes renovarla con más frecuencia -además de tratar de mantener tu cara siempre a la sombra-. Otras medidas para esquivar el calor son evitar termas y duchas con agua muy caliente, o alimentos y bebidas a altas temperaturas. Además, conviene evitar chocolates, frutos secos, quesos curados o especias. Dejar de fumar y de beber alcohol también ayuda a mejorar la piel en estos casos.

En cuanto al cuidado de la piel, usar crema solar a diario es más que suficiente para protegerla (de la rosácea y de todo lo demás), pero si usas más cremas asegúrate de que son adecuadas para pieles sensibles: no conviene irritar una piel que tiene facilidad para descamarse. Además, debes evitar cremas exfoliantes y peelings: resultan muy beneficiosos en algunas pieles, pero no en la tuya.

¿Y que hacer cuando no llega solo con prevenir, porque la cara ya está muy enrojecida o incluso con granitos? En ese caso conviene tratarla con una crema específica hasta que se note una mejoría: como hay casos muy diferentes (y con distintos niveles de gravedad) lo ideal es que hagas caso de tu dermatólogo, que te irá guiando hasta que encuentres (por ensayo y error) la crema que mejor te funciona. ¡Nunca utilices una crema con corticoides por tu cuenta y riesgo, al principio puede parecer que disminuye los síntomas, pero después la piel experimenta un efecto rebote en cuanto se deja de usar!

Algunas cremas que está contrastado que si mejoran, a largo plazo, la rosácea, son los medicamentos tópicos a base de metranidazol. También el agua de rosa natural, las infusiones de manzanilla -aplicadas sobre las rojeces- o de té verde dan buenos resultados cuando los síntomas son leves.

Rosácea tratamientos

El maquillaje no mejora ni empeora la rosácea, pero sí puede ayudarte a disimular los síntomas, y mejorar el aspecto -visualmente- de la piel. ¡Y es que ver la piel de la cara mal hace mella en nuestra autoestima, y ademas estresarse empeora la dolencia! Eso sí, hay que tener cuidado con el maquillaje, para elegir productos que no irriten la piel (¡pruébalos siempre en una pequeña área del cuello antes de usarlos en tu cara!). Busca una base libre de aceite y teñida de verde, que te ayudará a camuflar el enrojecimiento  uniformando el tono de la piel. Además, los polvos minerales son una buena opción ya que no contienen ingredientes potencialmente irritantes. Tanto las sombras de ojos como los labios quedan mejor en tonos neutros y fríos, para aligerar el color de la cara y no resaltar las rojeces.

Además, en casos graves, con vasos sanguíneos inflamados visibles, es posible hacer un tratamiento con láser vascular  que elimina los capilares dañados y mejora mucho el aspecto de la piel. Eso sí, debes hacerlo con un especialista, es bastante caro, y la rosácea tiende a volver con el tiempo. ¡Deja que tu médico te aconseje sobre si vale la pena o no en tu caso!

Periodista especializada en tendencias y belleza, que presta especial atención a sacarse el mejor partido de una forma sana y low cost. Además, me gusta la decoración, leer, y cuando se puede, recorrer el mundo.

Comments are closed.